Inteligencia lógica: silogismos

  

Muchos tests de CI utilizan preguntas de tipo silogismo. El silogismo se compone de dos proposiciones relacionadas que permiten llegar a una conclusión. La pregunta es cuál es la conclusión correcta. El silogismo depende de la capacidad para razonar de forma lógica.

Por ejemplo:

  1. Todos los gatos tienen pulgas.
  2. Las pulgas son rojas

¿Qué conclusión se puede extraer con absoluta certeza de estas dos afirmaciones?

  • Todas las pulgas están en gatos.
  • Todos los gatos tienen pulgas rojas.
  • Los gatos alguna vez tienen pulgas negras.
  • Los perros nunca tienen pulgas rojas.


La respuesta correcta es: Todos los gatos tienen pulgas rojas. Al fin y al cabo, todos los gatos tienen pulgas y todas las pulgas son rojas. Las otras proposiciones no son verdad o la verdad no es certera. Por ejemplo, hay otros animales que también pueden tener pulgas y las pulgas pueden ser de otro color que no sea rojo.

¿Quiere elaborar sus propios silogismos?

Si desea elaborar sus propios silogismos, tiene que pensar en proposiciones que tengan una relación indirecta. La relación indirecta debe estar contenida en la respuesta correcta.

Es importante que las respuestas erróneas sean incorrectas, pero factibles. Deben contener aspectos (como, por ejemplo, pulgas, gatos o rojo) de una o de las dos proposiciones, pero aun así ser erróneas. De lo contrario, la pregunta del test de silogismos es demasiado fácil.

Otro tipo de preguntas de los tests de CI son el giro de figuras. También puede realizar nuestro test de CI gratis.