Historia de los tests de CI

Paul Broca (1824-1880) y Sir Francis Galton (1822-1911) fueron de los primeros científicos que pensaron en medir la inteligencia. Creían que podrían determinar la inteligencia midiendo el tamaño del cráneo de los humanos. Su premisa era que cuanto mayor fuera el cráneo, más lista sería la persona.

Aproximadamente al mismo tiempo, el científico Wilhelm Wundt (1832-1920) empleó la introspección, la capacidad humana de reflexionar sobre sus propios pensamientos, para medir la inteligencia. En la actualidad sus métodos e ideas se consideran obsoletos y, por supuesto, no se utilizan en los tests de CI, pero forman parte fundamental de la historia de los tests de CI.

El primer test de CI "real"

El primer test de inteligencia moderno en la historia del CI fue el que elaboraron en 1904 Alfred Binet (1857-1911) y Theodore Simon (1873-1961). El ministro de educación francés pidió a estos investigadores que elaboraran una prueba que permitiera distinguir a los niños con retraso mental de los niños con inteligencia normal, pero vagos. El resultado fue el test de CI de Simon-Binet. Este test de CI consiste en varios componentes como razonamiento lógico, buscar rimas de palabras y nombrar objetos.

La puntuación del test de CI, en combinación con la edad del niño, proporcionan información sobre su desarrollo intelectual: ¿está más avanzado o retrasado que otros niños? El CI se calculaba mediante la fórmula (edad mental/edad cronológica) x 100. Este test llegó a tener un éxito enorme tanto en Europa como en América.

Lea el siguiente artículo titulado Teorías sobre la inteligencia o realice un test de CI.